¿Qué es la endodoncia?

La endodoncia es el tratamiento que se realiza a los dientes que han sufrido una caries muy profunda que ha llegado a tocar al nervio, que es cuando empieza un dolor fuerte. A este nivel la curación se hace imposible.

La Endodoncia consiste en el retiro del nervio de la raíz del diente para luego ser rellenado con un material especial, el que permanecerá en el conducto, evitando que el diente nuevamente duela o sufra alguna infección.

¿Qué es la Gingivitis?

La gingivitis es la inflamación de las encías, normalmente causada por un mal cepillado de los dientes.

La gingivitis o inflamación de las encías es una inflamación reversible. Si se trata correctamente y se corrige la higiene oral, el daño que haya podido producir es totalmente reversible y pudiendo volver las encías a su estado de salud normal.

Esto ocurre porque la inflamación de la encía no afecta ni al ligamento periodontal ni al hueso alveolar, pero si la gingivitis no es tratada, puede llegar a transformarse en periodontitis, y provocar daños irreversibles en los dientes y en el hueso alveolar que sostiene al diente.

¿Cómo sé que tengo gingivitis?

Los signos y síntomas que aparecen normalmente cuando las encías presentan gingivitis son:

  • Encías que sangran cuando se cepillan.
  • Encías rojas, inflamadas y que duelen cuando se tocan.
  • Mal aliento.
  • Mal sabor de boca.

¿Cómo se trata la gingivitis?

Para poder eliminar la gingivitis es primordial realizar:

  • Limpiezas dentales profesionales que eliminen completamente la placa bacteriana que produce la gingivitis.
  • Uso de colutorios destinados a la eliminación química de las bacterias que producen la gingivitis.

¿Cómo se previene la gingivitis?

En la prevención de la gingivitis es fundamental la correcta eliminación de la placa bacteriana. Las pautas que deben seguirse para prevenir la gingivitis son:

  • Un buen cepillado y uso de hilo o cinta dental, que elimine la placa bacteriana y los restos de alimentos.
  • Una dieta equilibrada que aporte los nutrientes necesarios para la salud de nuestras encías.
  • Evitar fumar, ya que el tabaco produce una vasoconstricción de los vasos sanguíneos que nutren a las encías y éstas tienen menos recursos para defenderse ante los ataques de las bacterias de la placa bacteriana.
  • Revisiones regulares con su dentista de confianza.

¿Qué es la halitosis?

La Halitosis es la presencia de Mal Aliento y un problema que muchas personas padecen alguna vez. Se calcula que el 40% de la población sufre o sufrió de halitosis en algún momento de su vida.

Esto se debe a distintas causas como: mala higiene bucal (cepillado incorrecto o limpieza con hilo dental inadecuada), enfermedad de las encías, presencia de sarro, sequedad de la boca causada por medicamentos, disminución de la saliva durante el sueño, tabaco y alcohol, ingesta de alimentos como cebollas o ajos, enfermedades como cáncer, diabetes y problemas del hígado.

¿Cómo se puede prevenir la halitosis?

Cuando la causa del mal aliento es causada por problemas bucales se combate cepillando profundamente y de manera correcta sus dientes por lo menos tres veces al día y realice una limpieza con hilo dental para retirar la placa bacteriana y restos de alimentos.

Cepillar la lengua también reduce el mal aliento. Es importante el cepillado nocturno con el fin de tener los dientes limpios mientras uno duerme. Si usa prótesis removibles, retírelas todas las noches y límpielas minuciosamente antes de volver a colocárselas.

Visite a su dentista periódicamente para realizarse revisiones y limpiezas dentales con el fin de retirar el sarro de debajo de sus encías.

¿Qué es la Periodontitis?

La periodontitis, o popularmente conocida como piorrea, es una enfermedad bacteriana que normalmente se inicia con una gingivitis que no se trata correctamente.

La periodontitis es una enfermedad irreversible ya que produce daños en los tejidos de la boca que nunca podrán volver a su estado original. A partir de esa situación de inflamación de las encías se puede producir:

  • Pérdida de inserción del ligamento periodontal.
  • Recesión gingival o retracción de las encías.
  • Pérdida del hueso alveolar.
  • Pérdida de los dientes por movilidad.

¿Cómo sé que tengo periodontitis?

Cuando la periodontitis aparece en la boca, los signos y síntomas que se presentan son:

  • Sangrado espontáneo de las encías.
  • Dolor e hinchazón de las encías.
  • Retracción de las encías y formación de bolsas periodontales.
  • Mal aliento persistente.
  • Movilidad de los dientes, incluso aumenta la separación entre los dientes.

En la consulta dental, el periodoncista (odontólogo especialista de las encías) examina la boca, las encías y los dientes, comprobando que los dientes presentan movilidad y que las encías se han retraído y formado bolsas periodontales, donde se acumulan las bacterias que causan la periodontitis.

¿Cómo se trata la periodontitis?

El tratamiento de la periodontitis consiste en eliminar las bacterias periodontales para que la enfermedad no siga su curso y se acaben perdiendo todos los dientes.

Los pasos a seguir durante el tratamiento de la periodontitis son los siguientes:

  • Prescripción de antibióticos y colutorios que disminuyan el número de bacterias de la placa.
  • Eliminación mecánica por el periodoncista del sarro y placa bacteriana, mediante los curetajes o raspados de las superficies radiculares de los dientes.
  • Eliminación mediante cirugía periodontal (gingivectomías y regeneraciones tisulares) en casos donde el nivel de las bolsas es muy profundo.
  • Enseñanza de una correcta higiene oral.
  • Revisiones con el periodoncista cada 3 a 6 meses hasta que la enfermedad esté controlada.

¿Cómo se previene la periodontitis?

Como en la gingivitis, la periodontitis para poder prevenirla es muy importante tener una correcta higiene oral.

Las pautas que se deben seguir para prevenir la periodontitis son:

  • Correcto cepillado y uso de hilo dental.
  • Uso de colutorios que disminuyan el número de bacterias que causan la periodontitis.
  • Evitar fumar, pues los compuestos del tabaco hacen que las encías no puedan defenderse adecuadamente de los ataques de las bacterias periodontales.
  • Dietas equilibradas que aporten las vitaminas necesarias para una correcta salud gingival.
  • Revisiones periódicas con su dentista.

¿Qué es la placa bacteriana?

Es una película incolora, pegajosa compuesta por bacterias y azúcares, adherida sobre nuestros dientes. Es la principal causa de las caries y de enfermedad de las encías y pueden endurecerse para convertirse en sarro si no se retira diariamente.

¿Cómo se forma la placa bacteriana?

La placa bacteriana se forma luego de haber ingerido algún alimento. El depósito de restos sobre los dientes hace que las bacterias de adhieran a ellos, hasta que la persona limpie esta película con el cepillado. Su permanencia irrita las encías y provoca su sangrado e inflamación.

¿Qué se debe hacer al sufrir un golpe o una caída e impactan los dientes?

Cuando un niño o una persona adulta sufre un impacto en la boca, se suelen comprometer los dientes anterosuperiores, por los que éstos terminan astillados, quebrados, o salen completos fuera de la boca.

Es necesario acudir al odontólogo inmediatamente después del impacto para que sean restaurados cosméticamente, ya sean con curaciones, carillas o coronas estéticas luego de evaluar si el diente sufrió algún daño interno. Si es factible contar con el fragmento del diente fracturado o el diente completo que salió, es necesario conservarlo en leche o en la boca de la persona y acudir de inmediato al odontólogo para que éste evalúe la posibilidad de reimplantarlo.

¿Qué son las Aftas?

Las Aftas son pequeñas protuberancias blancas o llagas rodeadas por una zona enrojecida. Generalmente aparecen dentro de la boca, en las mucosas o la lengua y se asocia a una baja de defensas, estrés, alergias, traumas, deficiencias de hierro o vitaminas, bacterias o virus.

Son afecciones comunes y suelen reaparecer. Se dice también que por herencia existen ciertas personas más propensas a padecer aftas. Las aftas se curan después de 7 ó 10 días, sin embargo las cremas tópicas de analgésicos o anestésicos son un alivio temporal, al igual que los enjuagues bucales antimicrobianos.

¿Qué son las muelas del juicio?

Los cordales o muelas del juicio son los terceros molares que suelen erupcionar entre los 18 y 24 años.

En ocasiones no erupcionan nunca o puede que erupcionen solamente algunas de las muelas del juicio. Las muelas del juicio o cordales que no erupcionan son los denominados cordales incluidos, que pueden provocar lesiones o desplazamientos en los dientes de alrededor al intentar erupcionar y hacerse un sitio en la boca.

Cuando nos referimos a cordales incluidos hablamos tanto de los inferiores como de los superiores, pero la mayor parte de las dificultades se refieren a los cordales inferiores. Los cordales superiores no suelen ocasionar tantos problemas, suelen ser más sencillos de extraer y no presentan muchos problemas postoperatorios.

Como son los últimos en erupcionar, con frecuencia, la boca no tiene suficiente espacio libre para acomodarlos. Cuando eso ocurre, los dientes quedan retenidos (atrapados por otros dientes o por el mismo hueso, debajo del tejido gingival) o semiretenidos, cursando con dolor e hinchazón en la zona, a causa de infecciones ocasionadas por la acumulación de restos debajo de la encía.

¿Es necesario extraer las muelas del juicio y las piezas incluidas?

Los problemas que generalmente se relacionan con las muelas del juicio y otros dientes incluidos son hinchazón y dolor a causa de la posición defectuosa que poseen. Asociado a ello está el ajuste o apiñamiento dentario producto de la presión durante la erupción de estas molares, además del desgaste que sufren las raíces de los dientes adyacentes, que conllevaría a un debilitamiento de éstos hasta aflojarse. Por lo tanto, una vez detectado, es recomendable la extracción de estas piezas lo más pronto posible antes de la formación completa de sus raíces y endurecimiento del hueso evitando así una extracción más compleja, posteriormente.

La exodoncia o extracción de los cordales incluidos es una de las intervenciones quirúrgicas más frecuente en odontología.

¿Qué son las prótesis dentales y cada cuánto tiempo se deben cambiar?

Las prótesis dentales son dientes artificiales que se colocan en los espacios donde la persona ha perdido sus piezas dentarias. Pueden ser fijas y removibles y con el avance de la tecnología en materiales estéticos da muy buenos resultados cosméticos, que le devuelven una sonrisa agradable y natural.

El odontólogo debe revisar y limpiar las prótesis por lo menos cada año, y deben ser cambiadas cada 5 a 7 años dependiendo de su desgaste.

¿Se pueden cambiar las curaciones de amalgamas por resinas?

En la actualidad las curaciones de amalgama (platino) han quedado relegadas por curaciones estéticas como resinas o ionómeros, los cuales son materiales más compatibles con la salud del paciente y de apariencia bastante natural.

Por lo que el cambio de estas curaciones de tamaño intermedio es recomendable. En el caso de tratarse de curaciones extensas es mejor optar por incrustaciones o coronas de porcelana para asegurar su permanencia y darle naturalidad al diente.